• ¿TU MEJOR VUELTA? Debate abierto

    Acabó la Vuelta y el bostezo no ha irrumpido como acostumbra en las cálidas tardes de septiembre. Todo acompañó: meteorología, participantes, público, organización, recorrido.
    Una Vuelta que por primera vez se vestía de rojo, cumplía 75 años e ilusionaba con un recorrido atractivo.
    El espectáculo de finales de etapa como Cotobello o la Bola del Mundo y el mantenimiento de otros ya clásicos como Xorre de Catí, Pal o Lagos de Covadonga configuraban la mezcla perfecta para el disfrute del aficionado.
    Un deporte que ansiaba cariño y respeto y la carrera se lo dado.
    ¿La ausencia de corredores de entidad como Alberto Contador, Alejandro Valverde, Samuel Sánchez, Lance Armstrong oscurecerían la carrera? Pero oscuro, no fue ni el cielo.
    Cuatro ciclistas han hecho las delicias del gran publico y han marcado estas tres semanas de ciclismo:
    Igor Antón, una eterna promesa del ciclismo español y vasco con un brillo intermitente que no acababa de deslumbrarnos en una Grande. El final trágico, o simplemente la mala suerte pudieron con él. Un líder caido que supuso un punto de inflexión para la ronda, pero no acabó con ella como algunos vaticinaban.
    Purito Rodríguez, un Grimpeur con exceso de potencia, que vino a la carrera a por todo, sin obligaciones hacía ningún líder y asumiendo el liderazgo del equipo ruso KATUSHA. La victoria estaba en su mano, pero su mala maña y falta de físico para la lucha contra el crono, le devolvieron al país de los mortales.
    Vincenzo Nibali, un italiano que ya nos asustó en el Giro. Comprobamos como un gregario de lujo puede subir al podium de una Grande. Ha sido el mas regular y su capacidad de sufrimiento, calma y autocontrol le han llevado directo al Olimpo. El futuro esta en sus manos.
    Ezequiel Mosquera, la sonrisa de la carrera, el sol de tierras lluviosas que nos hizo soñar con la victoria del modesto. Sus reiterados ataques pusieron contra las cuerdas al italiano y las expectantes paredes de cemento rugoso de la Bola del Mundo no fueron su mejor aliado. Una victoria que hubiese recordado a la de otro gallego en 1986, Alvaro Pino, al que le debe la vida. La melancolía del segundo puesto esta vez saben a triunfo.

    Llegó la calma y la adrenalina disminuye en nuestro riego sanguineo. La reflexión y el recuerdo de lo vivido se apoderan del pensamiento. Evaluamos, analizamos comparamos con otras ediciones y poco a poco va surgiendo la pregunta: ¿Ha sido la mejor Vuelta a España de la historia? No se puede decir fehacientemente porque cada persona guarda un recuerdo y nadie acumula en su disco duro 75 ediciones, pero la competitividad, cambios de liderazgo, expectación, recorridos atractivos, falta de casos de dopaje que siempre enturbian la carrera (tocamos madera), etc..han impulsado el valor de esta edición como una de las mayores candidatas a este premio.
    Hay una serie de Vueltas a España que para mí tienen un recuerdo especial:
    1983 - Masacre de Hinault en la Sierra de Avila que deja K.O a los ciclistas españoles y sobre todo supone el hundimiento de un joven y prometedor Julian Gorospe.
    1984 - Alberto Fernández pierde la Vuelta a España ante el frances Eric Caritoux por solo 6 segundos a pesar de ponerle contra las cuerdas en varias etapas de montaña.
    1985 - Robert Millar tenía prácticamente sentenciada la carrera, pero a un día para el final, una fuga de Pedro Delgado por los Puertos de la Sierra de Madrid y Segovia le dejó sin la victoria.
    1986 - Las contrarreloj y la capacidad de sufrimiento se alían con el modesto Alvaro Pino para dejar de nuevo con la miel en los labios al escocer Robert Millar.
    1993 - El duelo entre los suizos: Tony Rominger y Alex Zulle, se resuelve con la caída de este ultimo en el descenso del Puerto de la Cobertoria en la decimoctava etapa, perdiendo sus opciones de ganar la carrera.
    2005 - Roberto Heras con la ayuda de su equipo el Liberty seguros desfonda a Dennis Menchov en la Colladiella y en el ascenso de Valgrande Pajares en una épica etapa de frio y lluvia, consiguiendo la victoria de la carrera que sería anulada por doping.
    La vuelta que recuerdo como la mas aburrida y menos competitiva de la historia fue la ganada por Giovanni Battaglin en 1981.

    Ya en otra ocasiones he hecho post abiertos para que el aficionado pueda debatir una determinada temática relacionada con el ciclismo, esta vez no iba a ser menos. Desde aquí os invito a entrar en este debate a través de vuestros comentarios. Ya sabeís ¿Ha sido tu mejor Vuelta? Seguramente existan opiniones para todos los gustos.
    Solo nos queda soñar que la Vuelta y el ciclismo en general, siga creciendo. Auguramos tiempos de gloria.
    Un saludo a todos.

  • EL DIA DEL PAJARO. Recuerdos de Jesus Rodríguez El Pajarillo.

    En el deporte las gestas se olvidan cuando no logran su objetivo, que no es otro que la victoria. El mediocre siempre pasa a segundo plano y es defenestrado por la historia. La épica no suele contar con él. Los segundos puestos son respetados y admirados, dan caché, pero no llenan paginas. Hay oportunidades que solo se presentan una vez, sobre todo para deportistas modestos.
    Jesús Rodríguez El Pajarillo tuvo su día para la gloria. Se levantó un Jueves 12 de Mayo del 1988 con una motivación especial, la etapa de la Vuelta a España finalizaba en su ciudad natal, Avila y a pesar de llevarse disputadas diecisiete etapas, conservaba fuerzas.
    Su palmares deportivo no era malo pero le faltaba una gran victoria para consolidarse como un corredor de primera línea. Era su día, lo iba a intentar, y ya desde la salida de la etapa en Toledo haciendo uso de su carácter extrovertido y siempre entrañable, avisó a los comentaristas de TVE : hoy la voy a armar. Quizás no era la jornada mas propicia para hombres rezagados en la General; los puertos de la Sierra de Avila no iban a facilitar las cosas a los aventureros y mucho menos si los primeros clasificados en la Vuelta decidían moverse.
    Kelly, que el año antes se retiró por las molestias de un forúnculo cuando iba lanzado hacía la victoria, poniendo en bandeja la victoria al colombiano, Lucho Herrera, se iba convirtiendo a pasos agigantados en el ganador virtual de la carrera. El batallador BH dirigido por Javier Minguez, que desde el primer momento domino la carrera, perdía fuelle a medida que pasaban las etapas: Cubino perdía el liderato, Pino no estaba al cien por cien como en 1986 y Anselmo Fuerte apenas superaba en unos segundos al irlandés y no era suficiente para acabar la contrarreloj de Collado Villalba con el maillot amarillo a sus espaldas. El pesimismo aumentaba a la misma velocidad que la presión del corredor irish imponía en la trouppe española.
    Arrancaba la etapa con desidia por parte del pelotón. Las nubes anunciaban lluvias y asediaban a la serpiente multicolor que durante las primeras horas de carrera solo se preocupaba de abrigarse para no sufrir las inclemencias del tiempo. Durante varios kilómetros las intenciones del equipo del líder de poner contra las cuerdas al rubio corredor, se dejaban llevar por la pereza de una climatología no favorable para estrategias arriesgadas. En la cabeza de Fuerte empezaba a rondar la idea de dejar la batalla para mañana, quizás su conocimiento de la Sierra Madrileña sería mas propicio para poner en dificultades al corredor del Kas.
    Ya aviso el Pajarillo, que la iba a armar, y nada mas salir de Toledo, cuando el perfil de la etapa era todavía llano, atacó con fuerza. Pronto se uniría, el almeriense Juan Martínez Oliver que en su mejor año como profesional (vencería en una cronoescalada en el Tour de Francia) , se compenetró a la perfección en los relevos con su compañero de escapada e iniciaron una cabalgada que llegó a distanciar al pelotón en mas de veinticinco minutos. Por detrás nadie aumentaba la marcha y la dureza propia de la carretera no era suficiente para poner en jaque a Kelly. Cada pedalada le acercaba a la victoria. Otros modestos también aprovecharon la indiferencia de los Hombres Fuertes de la Carrera e incrementaron la marcha, pero la diferencia de los dos escapados era demasiada y si no se hundían en el último puerto de la jornada, Navalmoral, sería difícil neutralizarles.
    El corredor que se había criado en el páramo abulense, era el favorito para la victoria, a pesar de no ser un escalador puro, su conocimiento del terreno le hacia gozar de cierta ventaja sobre Oliver. Seguramente no podría aguantarle en el último puerto. Y así fue; en las primeras rampas de Navalmoral, nada mas pasar el pueblo, coincidiendo con las mas duras, El Pajarillo descuelga a Oliver, que por su condición de rodador no pudo seguirle. El gentío que esperaba al abulense en la meta instalada en el velódromo del Estadio Adolfo Suarez de Avila, enfervorizó al escuchar por los transistores que el ciclista de la tierra, tenía a tiro de piedra entrar en su ciudad natal levantando los brazos en primera posición. Un sueño que iba adquiriendo tintes de realidad, no solo para su protagonista sino para miles de aficionados al ciclismo de la ciudad amurallada y alrededores que por su amor a este deporte se habían aproximado a disfrutar de este evento.
    La subida a Navalmoral marcaba diferencia entre los dos corredores escapados y los favoritos para la victoria final de la Vuelta continuaban siesteando, salvo un pequeño escarceo del maillot amarillo en el último kilómetro del puerto abulense, que ni siquiera inquieto a Kelly.
    La paciencia de un gran corredor es su gran virtud. Saber esperar el momento, medir, no desesperarse y nunca rendirte es vital para llegar lejos en cualquier aspecto de la vida y esto lo sabía mejor que nadie un corredor como Juan Martinez Oliver. Nunca dejó que las tendidas rampas del último puerto le separaran en demasía de su antiguo compañero de escapada y ya en el descenso del Puerto, con su rodar poderoso y seguro inició su asalto a la cabeza de carrera. Por desgracia para el corredor abulense, unos inoportunos calambres le impidieron rendir lo suficiente en la zona llana que restaba hasta Avila, no permitiéndole defenderse en condiciones de las apisonadora verde que le perseguía a marchas forzadas por los inhóspitos paramos abulenses.
    A tres kilómetros de la ciudad amurallada, en uno de las rectas tan características de la zona, el almeriense alcanzó a su antiguo compañero de escapada. El Pajarillo ya no podía volar. La imagen del corredor del Kelme superándole, mientras el horizonte marcaba las murallas y la Catedral al fondo, adquiría tintes dramáticos. No podría llegar de nuevo a su rueda y él lo sabía. Su día como ciclista estaba a punto de finalizar y no precisamente con final feliz.
    Una parte del público abulense que se agolpaba en las gradas del Estadio del Real Avila y que esperaba la entrada en el velódromo en primera posición de su ídolo local, no supo encajar la derrota y abucheo al ganador de la carrera. La victoria de Oliver sentó como un jarro de agua fría. Solo los transistores, y la megafonía del speaker avisaron de que el sueño se esfumaba. Las alas de El Pájaro fallaron cuando estaba a punto de posarse en su nido de oro.
    La Vuelta la ganaría Kelly, la apatía de sus rivales en la General y sus cualidades como contrarrelojista harían mucho para que El Rey de las Clásicas por fin ganara una de las Tres Grandes.
    Otros abulenses, también han intentado ser profetas en su tierra: Francisco Mancebo, Carlos Sastre, o el ya fallecido, José Maria Jiménez el Chaba con varias fallidas escapadas en las montañas abulenses que no lograron acabar en victoria.
    La maldición de El Pájaro sigue presente en las etapas que finalizan en Avila. Puede que la falta de deportividad del público abulense, abucheando a Juan Martinez Oliver al entrar en solitario en el Velódromo de Avila, tras una cabalgada de casi 200 kilómetros, haya castigado al resto de ciclistas de la provincia que han intentado ganar en casa.
    --------------------------------------------------------------------------------------------------
    Con este artículo queremos homenajear al ciclista, y al hombre. Seguro que a sus 49 años, recordará su gran día como ciclista. Puede que acabara mal, pero siempre será recordado. Sin duda, de sus dieciocho mil días como hombre, hubo uno, aquel 12 de Mayo que fue el mejor.
    Cualquier momento de la vida es bueno para remontar el vuelo....

  • INGENUO DE MI. ..

    Recuerdos de Pantani y El Chaba con motivo de la muerte de Michael Jackson.

    Pésima noticia es la muerte de la mayor estrella del Pop. Un ser único, particular, inhumano, casi marciano, pero con un timbre de voz, ritmo y capacidad para fusionar la imagen y la música en el videoclip, su mayor invento, que sin duda marcaron época.
    ¿Oportunista yo?, puede, pero ante la falta de inspiración y la huida casi completa de las musas, un trágico acontecimiento como el del pasado jueves, puede devolver la sensibilidad creativa hasta las mentes mas perezosas.
    Todos conocíamos su mal estado de salud, problemas psicológicos y adiciones fatales a las drogas, pero el ser humano es positivo por naturaleza, por lo menos cuando se trata del prójimo y hace unos meses me ilusionó la noticia de que iba a volver a los escenarios en Londres en una serie de pequeños conciertos. Pensé que acabaría recuperándose y deleitaría de nuevo nuestros oídos con algún tema inédito a añadir en su extraordinaria discografía y mas ahora que tanto se idolatra Lo Retro, Antiguo, Los Setenta, Ochenta. No pudo ser...
    Mientras escuchaba la noticia de la muerte de este portento de la canción, mi memoria retrocedió años atrás. Recordé sensaciones similares en el año 2002: El Chaba, mi gran ídolo encima de una bici, volvía a entrenar , tras varios meses sumido en una profunda depresión. Según indicaba en una entrevista en Marca pronto competiría de nuevo. El sueño de volver a ver su imagen en la televisión arrancando en cualquier coloso de la Vuelta tenía tintes de convertirse en realidad, aunque lejana. El camino era largo.
    La mente es capaz de caer varias veces en el mismo error y a renglón seguido recordé que algo parecido me volvió a pasar con otro ciclista que va unido a la figura de El Chaba, Marco Pantani.
    Su facilidad para la escalada escondía el sufrimiento del deporte. Convertía las cuestas en un disfrute para los aficionados y a veces daba la sensación de que era el mismo el que transformaba cada coloso alpino en un orgasmo. Un golpe de pedal en las cuestas, envidiado por el mismo Bahamontes o Charly Gaul.
    Tras su declive a partir de la descalificación por consumo de EPO en el Giro de Italia de 1999, siempre gozó de mi confianza en su recuperación.
    Soñaba con el momento en que volvería a ver enfrentarse en plenitud de condiciones a dos de los mas grandes escaladores puros que ha dado el ciclismo, pero sus finales fueron trágicos y muy similares, como el de Michael.
    La lección está aprendida. Como decía al principio del artículo, el ser humano es demasiado positivo. Personas que amamos, admiramos o incluso rendimos reverencia, pensamos que acabarán saliendo del agujero, aunque estén en el punto mas bajo emocionalmente de su vida. Nunca valoramos con profundidad cuales son las causas reales de este deterioro. ¿Y si cayeron en este hoyo porque cuando estaban arriba no eran felices?. Todos sabemos lo que conlleva la fama y el dinero: falsas amistados, intereses, falta de intimidad. Una meta demasiado dura y triste, un golpe casi siempre mortal contra el muro de la insatisfacción y el inicio de un declive sin fin.

    Gracias Michael. Gracias Chaba. Gracias Marco. El arte que dejasteis sobre la tierra siempre será inmortal.

  • ESTRELLAS DEL CICLISMO EN CASTILLA Y LEON

    Artículo publicado en Diario Digital Deporte365.com

    TELEVISIÓN DE CASTILLA Y LEON (TVCYL) desde el pasado 9 de Marzo ha comenzado a emitir en digital y no podía hacerlo de mejor manera. Su estreno en el mundo del píxel se va a ver enormemente enriquecido con la retransmisión en directo de una hora diaria de cada una de las cinco etapas de la Vuelta a Castilla y León a partir del 23 de marzo. Esto no sería noticia, ya gozaba de los derechos audiovisuales de esta carrera desde hace varios años, sino fueran a coincidir en las carreteras castellanas la flor y nata del ciclismo actual: Armstrong, Contador, Sastre, Pereiro y Valverde, Leipheimer , Igor Antón, Juan Jose Cobo, Denis Menchov, Ezequiel Mosquera, Tyler Hamilton, Oscar Sevilla, Francisco Mancebo, entre otros.
    Es difícil que en lo que queda de año podamos ver a las principales figuras del mundo del pedal que por suerte la mayoría son españoles en el mismo pelotón. Sin duda, es un lujo al alcance de pocos eventos deportivos.
    Puede ser el lanzamiento de esta modesta cadena de televisión que disfrutará de un gran número de seguidores en las sobremesas de la semana próxima; todo ello alimentando, con el morbo y la expectación que han ocasionado en los aficionados las últimas declaraciones de Armstrong criticando el nerviosismo de Contador sobre la bici y los impedimentos que le puede ocasionar en su carrera deportiva ¿Esta calentando el partido? Sin duda, un aliciente añadido.
    El americano ha confirmando que correrá para el madrileño. El excelente estado de forma del ciclista de Pinto deja pocas dudas, como ha demostrado en la última edición de la Paris-Niza. Es el actual jefe de filas del equipo y el último ganador de la prueba, pero no dudamos que el liderazgo y veterania del dominador del Tour de 1999 al 2005 puede chocar con las ansias de ganar del joven Contador, sin hablar de la cómoda situación de otro gran capo como Leipheimer, que viene de ganar en su país.
    ¿Huele a duelo? ¿Cómo se entenderán los mayores dominadores del ciclismo de la última década corriendo en el mismo equipo? ¿Disfrutaremos del espectáculo de la última gran carrera por etapas: Paris–Niza? ¿Vendrán este gran elenco de corredores a disputar la carrera o solo para rodarse? La meseta castellana se encargará de darnos la respuesta...

  • SIETE VIDAS TIENE MANCEBO

    Artículo publicado en Diario Digital Deporte365.com

    Este mes de febrero, se cumplieron tres años del inicio de las desconfiadas miradas de la Operación Puerto y de la ruptura de una historia de amor con el espectáculo de un gran campeón.
    Todo empezó en el club ciclista que regentaba su padre, consolidándose cuando siendo infantil recaló en la Escuela de Víctor Sastre. Paquito volvió a llorar por las noches de insomnio cuando el fantasma del doping le vino a buscar, pero esta vez el juicio final, no era tan justo.
    Maldita sea, maldita sea mi vida...
    La clase de un ciclista siempre queda por encima y su sonrisa puede con todo. Se le daba por perdido, algunos incluso olvidaban su nombre. Las oportunidades se escondían ante su presencia, como sí no quisieran ver su valía. Su estética desgarbada en la bicicleta y la sinrazón nunca jugaron de su lado y las federaciones y agencias deportivas renegaron de su reinserción como con el resto de apestados por esta cruzada engañosa. Pero siempre de nuevo, una rosa nace entre sus manos.
    Algunos le obligaron a romper con su glorioso pasado, pensando que se quedaría en casa o se buscaría otro trabajo, pero ya sabéis su respuesta:
    Tengo siete vidas, seis vidas ya he quemando y esta ultima la quiero vivir a tu lado...
    Los que hemos seguido tu carrera desde sus inicios nunca dudamos que volveremos a verte en lo mas alto de las montañas de la Vuelta o el Tour. Ya no se pondrán los pelos de punta al recordar el pasado.
    Los malos tiempos siempre serán un paréntesis en la carrera de un ganador nato. Algunos morderán el polvo al verle en lo mas alto del podium, como este año en el Tour de California o en la Vuelta a Chihuahua.
    Serán las carreteras europeas las que las le aplaudan al pasar y quizás las caídas ya no se interpongan en su laureado camino.
    Puede que la desgracia vuelva a llamar a su puerta, pero como ya hemos dicho:
    Paquito tiene siete vidas y esta última, por fin, la vamos a vivir a tu lado...
    ¡Ánimo Campeón! Esperamos volverte a verte de nuevo en las carreteras.

    Artículo inspirado en la canción Siete vidas de Antonio Flores.

  • El CIELO Y EL INFIERNO. La debacle de Heras

    Algunos sufridos aficionados a este deporte y periodistas especializados, o puede que no tanto, opinan que el año 2005 fue la punta del iceberg o el principio del fin. Lance Armstrong vencía en su último Tour arrasando a sus escasos rivales como ya nos tenía acostumbrados y siempre con rumores de dopaje que merodeaban sobre su victoria; y ya cerrando la temporada, Heras ganaba su última Vuelta, petrificándonos en aquella épica etapa que finalizaba en la Estación de Valgrande Pajares y que le subió al trono de los Grandes Caballeros del Ciclismo.
    Un mes después se descubría la desgraciada noticia de su positivo por EPO en esa misma edición, invalidando una bella victoria que hubiera superado el record de Tony Rominger de tres Vueltas a España y dejando en la afición española, que veían en el un resucitado Pantani, un mal sabor de boca perpetuo para muchos.
    Mi afición a este deporte parecía inquebrantable, pero tras el fallecimiento del Chaba, (para mí embajador del ciclismo épico y espontáneo) un año antes y la decepción de contemplar como aquel mítico día 11 de Septiembre de 2005, fecha del calendario para recordar, la gran cabalgada de Heras por las montañas asturianas se convertía en un sueño que viraba lentamente hacia la pesadilla, empecé a plantearme que este deporte languidecía. Desperté dos meses después, mire a mi alrededor y volví a percibir que nos dominaba un ciclismo cuadriculado, absorbido por el pinganillo y una medicina deportiva que transforma e los deportistas en maquinas y a veces gusta pasearse por los límites de lo legal.
    Por aburrimiento y por mi gran afición a este deporte, viendo que muchos amigos se descolgaban lentamente, con la ya odiosa frase de que: el ciclismo ya no es lo que era o los ciclistas son todos unos dopados, decidí poner en marcha este blog historiadelciclismo.blog.com.es coincidiendo con el periodo de vacaciones del Puente de la Constitución.
    En mi trabajo (documentalista en TVE), me encargaba y me sigo encargando de visionar, entre otras tareas, etapas de ciclismo de los años 70, 80, y 90, lo que para mí era todo un sueño, y me hacía adquirir cada día que pasaba mas conocimientos de esta especialidad, pero necesitaba exteriorizar todo lo que aprendía diariamente y la gran cantidad de fuentes que consultaba, y este blog se convirtió en mi válvula de escape.
    En los primeros meses recibía pocas visitas, a medida que aumentaban mis post, observaba la ganancia de un público que se asomaba con frecuencia a mis artículos, a pesar de no actualizarlo demasiado: periodistas, reporteros, aficionados, escritores. Un programa de Radio Caracol de Colombia especializado en ciclismo empezó a narrarlos habitualmente en sus veladas radiofónicas y otras importantes web deportivas fueron enlazándome en sus páginas. Sin apenas percibirlo, iba naciendo Club de Nostálgicos de Un Ciclismo Mejor, con dos claros objetivos: la recuperación de este deporte y no dramatizar con el asunto del doping, como acostumbraban otros periodistas. Sobrevivimos al Caso Heras, Operación Puerto, Caso Landis, etc....no entrando en amarillismos, que hubieran convertido este blog en uno mas.
    Hoy se cumplen tres años desde que inauguré este blog y como homenaje a los 70.000 visitantes que he tenido aproximadamente desde entonces escribo este modesto artículo sobre la gran etapa de la Vuelta 2005 en la que Heras y su equipo el Liberty Seguros, que desaparecería al año siguiente zambullido por la Operación Puerto, llevaron a cabo una estrategia entre la niebla asturiana, para muchos De pizarra. Debe quedar grabada para que los mas jóvenes en las Escuelas de Ciclismo no olviden la mentalidad en carrera de un director deportivo, como Manolo Sainz, hoy defenestrado, pero con una capacidad innata para poner en jaque una ronda ciclista cuando nadie le daba como ganador; sin duda, claro representante de un ciclismo matemático, pero amigo de la aventura y del riesgo como única salida para alcanzar la victoria, en casos in extremis.
    No era su forma de correr preferida, las carreras que ganó uno de sus pupilos fueron dominadas de principio a fin, pero ya lo avisó: todavía queda mucha Vuelta. Quedan días como el de mañana, en Pajares, que tácticamente ofrecen muchas alternativas. Todo daba a entender que el líder, Denis Menchov, no podría ser batido, su dominio en la contrarreloj era irrefutable y en la montaña tenía fuerzas para seguir a Roberto Heras a pesar de sus múltiples intentos de distanciar al ruso. Nadie dudaba de que este año la Vuelta no la ganaría un español, pero tampoco pensábamos que en la cabeza de los hombres del Liberty estaba realizar un ataque tan brutal y desafiante.
    La quebrada orografía asturiana, hacía de las suyas para que La pizarra de Sainz, se recreara en este verde y siempre húmedo escenario. Beloki, Scarponi, Caruso y Vicioso se metían en la escapada buena. Heras ponía a prueba a Menchov en la Colladiella con cuatro ataques asesinos, que eran respondidos por el ruso, y otros corredores como Mancebo que acabaría cediendo, hacen lo posible para que las maltrechas fuerzas y los templados nervios del líder de la General, se perdieran por el camino. La Colladiella estaba superada y era difícil que el salmantino, pudiera distanciarle en el último puerto, pero un último ataque en el descenso no pudo ser respondido por un Menchov tenso, nervioso, que veía como se le escapaba la Vuelta. En el llano esperaban a Heras, Vicioso y Caruso, Beloki poco antes de Pajares y Scarponi en el último puerto, con un trabajo para su jefe de filas memorable. Cuando el ruso y hasta entonces líder de la carrera quiso llegar a meta hacía cinco minutos y diecisiete segundos que lo había hecho levantando los brazos, entre la neblina, el que hasta entonces era su máximo rival, Roberto Heras y que después de la última contrarreloj, parecía que ya no entraba en las apuestas.
    Al llegar a meta, el corredor eslavo con ese carácter frío y resignado declaraba a MARCA: Hoy no he estado super, como en otros días, en el penúltimo puerto se me ha escapado la Vuelta, pero el ciclismo tiene estas cosas, que un día gano yo y otras mis rivales.En la última contrarreloj que finalizaba en Alcala de Henares, a pesar de ser su especialidad, fue superado incluso por el mismo Heras, que ofreció un estado de forma sobrehumano, y que hizo segundo en la etapa, realizando la mejor contrarreloj de su vida. Lo que no sabía es que al analizarse las muestras de sangre, se detectó el positivo del bejarano en dicha etapa, invalidando la que iba a ser su cuarta victoria en la General de la carrera española y devolviéndole un maillot, que otorgaba el primer triunfo de un ruso en la ronda. No pudo saborear la victoria. Cuando llegó a sus oídos que era el ganador, estaba tranquilamente en el sillón de su casa, pero tras la confirmación del positivo del español en el contraanálisis, sin duda era el justo vencedor.
    Heras siempre reivindicó que no tenía ningún motivo para doparse el día de la última contrarreloj cuando ya tenía la carrera ganada desde Pajares. Sus valores sanguíneos analizados en dicha mítica etapa en la que arrebató el maillot al corredor de Rabobank, daban negativo.
    Denis Menchov nunca quiso celebrar esta victoria, y no le haría falta porque en el 2007 ganaría de nuevo la carrera, esta vez llegando a Madrid, vestido con el jersey oro y además demostrando su fortaleza ante los numerosos ataques de un gran rival como es Carlos Sastre, a pesar de no ser una Vuelta para el recuerdo por su aburrido dominio de la carrera.
    El sueño de Sainz se esfumaba. Se demostró que el cielo y el infierno no estaban tan lejos. A partir de ese momento, los acontecimientos irían superando a todos y cada uno de los componentes de ese potente Liberty que participó en la Vuelta. Sainz caía arrastrado como uno de los máximos implicados en la Operación Puerto y algunos de sus corredores aparecieron en las listas de clientes del Doctor Eufemiano Fuentes; Beloki, Scarponi, Vicioso, Serrano, etc...Increíblemente Heras nunca se demostró que tuviera relación con esta posible red de dopaje.
    El salmantino, fue sancionado con dos años sin poder participar en ninguna carrera federada. La historia le borraba de sus páginas y cuando quiso de nuevo incorporarse a la vida de ciclista nadie contó con el, a pesar de haber cumplido la sanción y de seguir entrenándose diariamente hasta incluso hacer 20.000 kilómetros al año, cifra que no llegan a rodar muchos profesionales en competición.
    Los amigos que tanto le habían dado palmaditas en la espalda cuando estaba en la cumbre, ahora torcían la cabeza ante su incómoda presencia. Se convertía en un apestado.
    Hace aproximadamente un mes durante el Curso Nacional de Entrenadores que se celebra en Granada, ha vuelto a pedir otra oportunidad, para poder volver a competir, según declaraciones a MARCA: Todo en esta vida tiene una caducidad, pero yo todavía estoy en plazo. No descarta sus contactos con algún equipo, pero por el momento no lo tiene nada claro.
    Sabemos que no habría ningún problema para que equipos y patrocinadores pudieran contar con él en sus filas, pero la xenofobia y la poca creencia en la reinserción y en el cambio de mentalidad que han impuesto organizaciones de carreras, federaciones y, sobre todo, la Unión Ciclista Internacional y lo que supone que uno de estos corredores pueda participar en las pruebas que gestionan, les hace un flaco favor, a pesar de haber cumplido integra su sanción.
    De repente una persona no puede llevar a cabo el único trabajo que sabe hacer y que ha estado realizado durante toda su vida. Dice la Constitución, que precisamente hoy cumple 30 años, que todo español tiene derecho al trabajo. Creo que en el caso del ciclista no se cumple.
    Un preso que acaba de ser puesto en libertad tras cumplir su condena tiene mas derechos, sin duda.

  • Contador y la senda de Battaglin

    battaglin

    Veintiocho años se cumplen desde que otro gran ciclista llamado Giovanni Battaglin lograra un doblete en el mismo año en Giro y Vuelta, mejor dicho Vuelta y Giro, al disputarse la ronda española en el mes de Abril y principios de Mayo y no en Septiembre como actualmente. Eddy Merckx ya lo había logrado en 1973.
    Tras disfrutar en esta Vuelta del excelente estado de forma de Alberto Contador, no cabe duda de que será el siguiente en conseguirlo. No existe un claro rival que pueda hacerle sombra en los días que faltan para llegar a Madrid. La única competencia cercana es la de su compañero de equipo Levi Leipheimer, pero el minuto y dieciseis segundos que le separa del pinteño en la General, puede ser un impedimento, a pesar de ser mejor contrarrelojista.
    Su antecesor en conseguir esta proeza gozó de una trayectoria deportiva muy distinta a la del ciclista del Astana, por lo tanto es difícil entrar en comparaciones. Ni siquiera en su personalidad y carácter parece que existan similitudes; Battaglin era famoso por un pesimismo casi crónico que envolvía todo lo que tocaba, en cambio Contador, suele gozar de gran temperamento, rabia en carrera, sonrisa casi perpetua y seguridad en sus fuerzas. Todo esto le ha llevado a conseguir victorias contra viento y marea como la del Giro de este año.
    El ciclista de Marostica logró esta hazaña en el final de su vida deportiva. Se retiraría dos tres años mas tarde, y a pesar de fichar por un importante equipo como el Carrera no se reencontró con la victoria, después de este exitoso 1981.
    Si repasamos brevemente su palmares habría que decir que fue uno de los mejores amateurs de Italia, pasó a profesionales en 1972, consiguiendo un año mas tarde el tercer puesto en el Giro de Italia tras Merckx y Gimondi. Tenía todo a su favor para convertirse en la gran promesa del ciclismo transalpino, pero a pesar de sus importantes victorias le tocó vivir el final de la era Merckx y los inicios de la de Hinault, y esto le ensombreció bastante.
    En 1975 fue maglia rosa del Giro durante varias etapas pero acabó retirándose desmoralizado, logrando la victoria su compañero de equipo Fausto Bertoglio. Para colmo, en 1976 atravesó una grave crisis por culpa de un médico que hizo con el varios experimentos. Los años 77 y 78 tampoco fueron demasiados relevantes para él, hasta que en 1979 Davide Boifada le recuperó deportivamente y de nuevo se reencontró con su mejor faceta de corredor, hasta llegar a su gran año en 1981 con la victoria en Giro y Vuelta.
    Pero ya lo hemos dicho, no es posible la comparación; por un lado, la Vuelta y el Giro de 1981 fueron bastante menos duros que los actuales, no por kilometraje que fue muy similar, la batalla en carrera tenía una intensidad bastante mas baja, los equipos estaban mucho menos organizados y la realidad fue que el corredor italiano, sin ser una superestrella, llegó a la ronda española como el máximo favorito extranjero para la victoria y los “españolitos” nunca alcanzaron su nivel. A partir de la cronoescalada de Sierra Nevada en la que se hizo con el liderato, su equipo se limitó a controlar la carrera y eso le bastó para llegar de amarillo a Madrid. Sufrió varios ataques, sobre todo en la montaña, pero por su condición de grimpeur no tuvo problemas para neutralizarlos. Sus declaraciones a MARCA, al preguntarle al finalizar la prueba por la competencia que habían ejercido los ciclistas de nuestro país fueron las siguientes: veo a los corredores españoles faltos de temperamento, aunque pienso que el ciclismo de aquí ha salido de la crisis de años atrás. Hay corredores jóvenes de gran calidad: Ruperez tiene temperamento, Pedro Muñoz me parece el mas completo sobre todo cuando demarra (...) Luego están Coll, Laguia, Arroyo, pero pienso que todos ellos deben madurar. Dentro de dos o tres años estarán mucho mejor. Tenía razón en cuanto a que el ciclismo español estaba reflotando y no tardaría en alcanzar el nivel que tuvo a principios de los 70. Al año siguiente un corredor español lograría ganar la Vuelta y en años posteriores, poco a poco este deporte en España daría cada año un paso de gigante para convertirse en el deporte de masas que se llego a ser sobre todo a partir de 1985, con la victoria de Pedro Delgado en la Vuelta y el fuerte despliegue de TVE en la carrera.
    Pero en contraposición con Alberto Contador, que ha tenido mas de dos meses para recuperarse tras el Giro para disputar la Vuelta , este ciclista no le quedó mas remedio que correr las dos grandes seguidas. Tres días después de la finalización de la ronda española comenzaba el Giro de Italia, y como buen italiano no podía faltar a la cita. Sus palabras a MARCA al acabar la ronda italiana fueron estas: Han sido alrededor de cincuenta días de tremenda tensión, siempre en carrera, siempre con la mente ocupada en lo que iba a suceder al día siguiente. Lo doy por bien empleado porque he ganado, pero hay que vivirlo para saber lo que significa.En su país no sentó demasiado bien que un escalador hasta ahora mediocre y no muy querido por el público por su carácter retraido vencierá a las estrellas italianas del momento como Saronni o Moser. Era un Giro diseñado para que lo ganara un rodador o sprinter y el simplemente era un escalador y no muy valorado. Su suerte había cambiado aunque algunos todavía se opusieran a ello. A partir de ese momento se había convertido en un gran campeón.
    Contador y Battaglin son dos corredores muy diferentes y no cabe duda que las expectativas que se abren con el corredor madrileño son mas prometedoras al lograr este gran hito a una edad tan temprana., ya hemos dicho que el italiano cuando consiguió el doblete se encontraba en su recesión como ciclista. Ni siquiera los últimos Gigantes del Pedal de los últimos veinte años, como Indurain o Armstrong, han logrado ganar dos grandes en el mismo año. El último en conseguirlo fue Stephen Roche en 1987, ganando Giro, Tour y además Campeonato del Mundo, en un año que para él también fue mágico.
    También es de valorar que desde Bernard Hinault, nadie había logrado ganar las Tres Grandes.
    Pero todo ha cambiado mucho en el mundo del ciclismo, este deporte en los años en que el corredor transalpino logró esta bella hazaña, era un deporte bastante mas sacrificado. Los corredores disputaban todas las carreras de la temporada de principio a fin, eran la competitividad personificada. Esto en la actualidad es imposible y además los ciclistas llegan entre algodones a las grandes citas y con apenas desgaste, por lo tanto no me extrañaría que en los próximos años el doblete de Contador se volviera a repetir, ya que los días de competición a lo largo de una temporada de un ciclista han disminuido mucho y esto da mas facilidades para llegar al 100 por 100, aunque no todos lo consiguen.
    Sin duda, un corredor tan humilde como lo fue Battaglin todavía le podría enseñar mucho a Contador. El grado de ingenuidad del corredor del Astana todavía es muy alto y poco a poco la madurez jugará a su favor. Espero que con el paulatino engrandecimiento de su palmares que se producirá, si no le sucede alguna desgracia, en los próximos años no peque de soberbia. Esta es uno de las peores enfermedades que pueden contagiar y han contagiado a los grandes campeones, que no han digerido su éxito de forma adecuada. Ya sabes Contador, ¡Cuídate!!

  • Debate abierto sobre L'Angliru: espectaculo o trampa

    Vuelve L´ Angliru, y con él la polémica y el debate. Para muchos, el aficionado es lo primero y no se le puede aburrir, aunque esto suponga desgastar físicamente al deportista hasta límites sobrehumanos.
    Necesitamos novedad. Nos cansamos que los finales de etapa de las Grandes Vueltas siempre sean los mismos: Alpe d’Huez y Luz Ardiden en el Tour, en la Vuelta los Lagos de Covadonga y la Covatilla y en el Giro el Mortirolo y el Terminilo. La adrenalina que nos impulsa a sentarnos delante del televisor para ver la retransmisión de la Vuelta o acercarnos a pie de carretera a animar a los ciclistas se nutre de la novedad.
    Dicha montaña asturiana ya se ha subido en otras tres ocasiones en la Vuelta y siempre ha generado una expectación especial. El l aficionado a este sufrido deporte lo vive como un día de fiesta y disfruta viendo a sus ídolos retorcerse en cuestas que rozan lo inhumano y que llegan a porcentajes del 23%.
    Pero...¿Espectáculo?...¿Hay que darle prioridad? Con la inclusión de esta etapa en el recorrido de la Vuelta 2008, sin duda ha salido triunfador. No puede haber otro motivo a la hora de incluir este coloso alpino. Dudamos que el Ayuntamiento del Conseio de Riosa, al que pertenece dicho paraje o las instancias deportivas asturianas hayan tenido tanto peso económico para girar la balanza a la hora de elegir este final de etapa en detrimento del típico de los Lagos de Covadonga.
    Claramente y como ya han manifestado a lo largo de todo el año, los ciclistas y técnicos están en su mayoría en contra de la ascensión de esta montaña. En las últimas ediciones se ha demostrado que es tan baja la velocidad a la que suben los ciclistas, sobre todo en la segunda parte de L’Angliru, a partir de Viapará: Las Curvas de Les Cabanes o La Cueña Les Cabres que los que no ocupan posiciones destacadas y no están sometidos a la estrecha vigilancia de los jueces suelen recibir ayuda del público en forma de empujones. Esto crea una desigualdad de fuerzas en el resto de la carrera que acaba desprestigiando dicha etapa.
    La segunda vez que se subió a este puerto ya Carlos Sastre con la sensatez que le caracteriza, criticó este tipo de acciones del público y matizó que como son difíciles de corregir, lo mas correcto sería que la organización de la carrera desestimará incluir este final de etapa en otras ocasiones, puesto que solo los quince o veinte primeros suben en igualdad de condiciones.
    Pero el espectáculo es el espectáculo y no es malo que un deporte que a pesar de “La Edad de Oro Española” no acaba de salir del bache y lograr recuperar la afición que tuvo desde 1985 a 1995 con los reinados de Pedro Delgado e Indurain, utilice pequeños ganchos para atrapar de nuevo a esa gran cantidad de aficionados que tuvo y que por desgracia ya apenas se sientan por las tardes para disfrutar de las carreras por la tele. Esta claro que el año pasado se equivocaron totalmente con el recorrido diseñando una carrera “sosa” e “incolora”, demasiado llana y con una prematura contrarreloj de 50 kilómetros por una autovía que dejo a los españoles casi sin opciones frente a el ruso Denis Menchov. La inclusión de el coloso asturiano en esta ronda puede ser fruto del remordimiento de Abraham Olano y de un intento justificado de que esta edición no sufra el mismo deterioro que sufrió en el 2007.

    Me gustaría que este Post fuera abierto y durante la semana que resta para esta mítica etapa podamos debatir sobre la inclusión de L’Angliru en la Vuelta Ciclista a España 2008. Ya sabeís ¿Espectáculo o trampa? Seguramente existan opiniones para todos los gustos. Os invito a este debate...
    Un saludo a todos.

  • EL TUNEL DE DIETZEN, el final de una carrera

    dietzen_r

    La seguridad es algo importante en cualquier deporte. Cuando se produce una accidente deportivo siempre se buscan responsables por encima del propio deportista. La mayoría de las veces, la organización del evento y la gestión de las medidas de proteccion suele ser sometida a un riguroso examen que puede incluso acabar con ella o con la propia empresa que la organiza. Hay que tener en cuenta que ser deportista ya de por si es un riesgo y no siempre nuestros daños son culpa de otros. La seguridad es algo necesario, pero cualquier persona mayor de edad también es responsable de protegerse de una caída, un desfallecimiento, un abuso de determinadas sustancias dopantes, etc...
    En el caso concreto del ciclismo, siempre que se sufre una caída un corredor se polemiza sobre las medidas de protección de la prueba: quitamiedos, iluminación de túneles, limpieza de carreteras, etc..., pero nunca sí el corredor debía o no debía haber llevado un casco y sí este le pudo salvar la vida.
    Actualmente por suerte para los ciclistas, aunque en perjuicio de los aficionados que no somos capaces de reconocerlos, el casco es obligatorio en cualquier carrera federada. Supone una molestia importante llevarlo en la cabeza cuando se sufren temperaturas cercanas a los 40 Cº durante a veces mas de 6 horas, pero poco a poco se va asumiendo la importancia de este elemento protector. Además con el avance de la tecnología son cada vez mas seguros, mas ligeros y refrigeran mas nuestro cráneo.
    Pero los ciclistas siguen cayéndose; es el día a día de cualquier profesional de la bicicleta. ¿Quién no ha sufrido ninguna caída desde Enero a Noviembre, aunque sea pequeña? Puede ser desde un pequeño rozón sin importancia hasta dejarte la vida, como las que sufrieron Fabio Casartelli o Manolo San Roma.
    De las mas recordadas de la historia de ciclismo, la mas polémica y espectacular a su vez, fue la que sufrió Raymond Dietzen en la Vuelta Ciclista a España de 1989. Una carrera que se corrió a "ritmo de locos" desde el prologo, y en la primera etapa de montaña que tenía final en Ávila se demostró que los colombianos se lo iban a poner difícil a un Pedro Delgado que venía de ganar hace unos meses el Tour de Francia y que todos pronosticaban que esta Vuelta iba a ser su desfile triunfal. Omar Hernández se viste de amarillo en dicha etapa y su compatriota y compañero de equipo Parra se mantiene a la expectativa. Pero en la segunda gran etapa de montaña que acababa en la Estación Invernal de Cerler el fuerte ritmo de los corredores colombianos solo pudo ser aguantado por el segoviano que les venció en la meta a pesar de la alianza Kelme – Ryalcao Postobon, tan criticada por él en posteriores entrevistas.
    Nuestro dfesgraciado protagonista Dietzen como casi todos los años era uno de los máximos favoritos para hacer cara al segoviano. Prácticamente no se había bajado del podium de la clasificación final desde 1984 en que fue tercero y ya en las dos ultimas ediciones de la carrera había rozado la victoria con dos segundos puestos consecutivos. Era el año Dietzen y tras su victoria en la novena etapa entre Albacete y Gandia parecía que su director deportivo Jose Antonio Gonzalez Linares podía soñar con ganar la Vuelta, aunque antes tendría que parar a los colombianos y a Delgado en la montaña.
    La etapa siguiente a la de Cerler, la decimotercera parecía que se iba a desarrollar con tranquilidad, después de una gran jornada de montaña: con una larga cabalgada de hombres modestos o una llegada masiva, y en realidad fue así, aunque no para todos; cuando la carrera transcurría por el kilometro 120 en el interior de uno de los túneles llamado de Cotefablo, Dietzen sufrió una aparatosa caída que le dejo semiinsconsciente y aconsejo su rápido traslado en helicóptero al Hospital de Navarra, en Pamplona.
    Esta es la versión de Marca sobre lo ocurrido: Manolo Lama, de la cadena SER, detenía en dicho túnel su moto. Se acercó a un empleado de la empresa Electricidad Calvo, que era la que a través del MOPU, la organización de la Vuelta había contratado para que se encargase de su iluminación. Tras saber que los corredores ya estaban muy cerca este empleado subió la palanca que debía iluminar este túnel, mediante las bombillas que allí se habían puesto. Al hacer esto iluminó solo una parte del túnel, menos de la mitad, y con una luz tenue, insuficiente para que los corredores viesen bien y menos un día tan soleado en el exterior. Los escapados pasan sin problemas, pero cuando llega el pelotón se producen dos caídas, la primera sin consecuencias y en la segunda cae el alemán. Inmediatamente todos se dan cuenta de su gravedad y se le saca fuera y se le deja tumbado en una manta a la espera de que llege la ambulancia. El Doctor Fernando Astorqui decide trasladarlo en helicóptero rápidamente a un hospital donde se le puedan realizar las pruebas pertinentes para evaluar la gravedad de sus lesiones en la cabeza que todo da que pensar que sufre traumatismo craneoencefálico.
    La amargura de su director deportivo era infinita. El mismo, en sus tiempos de corredor había caído en un túnel en 1976 en una Clásica de Sabiñañigo, sufriendo una luxación de hombro. Su pupilo tuvo peor suerte.
    Las críticas de equipos y ciclistas a la empresa organizadora de la Vuelta, UNIPUBLIC fueron incesantes, con un Alvaro Pino a la cabeza que incluso llegó a discutir airadamente con el Director de la Organización, Enrique Franco en directo en el set de TVE, pidiéndole responsabilidades de lo ocurrido. Franco aludía a que simplemente se había producido un fallo técnico o negligencia por parte de la empresa contratada para iluminar el túnel y no era un fallo de organización y Pino reiteraba que la decisión adecuada debió ser parar la carrera al intuir su peligrosidad.
    Lo cierto es que Alvaro Pino, meses después cuando sucedió una situación similar en la Clásica de Sabiñañigo y los corredores se plantaron, él siguió solo a meta, no secundando la huelga de sus compañeros, aunque parezca increíble.
    Dietzen poco a poco fue recuperándose, tras pasar dos días en la UCI. Nunca pudo volver al ciclismo profesional debido a las graves lesiones sufridas que le dejaron como secuelas cicatrices en la cara y las piernas, cefaleas, pérdida de memoria reciente, olvido de palabras y crisis epilépticas obligándole a abandonar el ciclismo profesional.
    Se tuvo que retirar en una Vuelta a España que quizás hubiera sido el desquite para poder definitivamente ganarla ¿Hubiera puesto en dificultades a Pedro Delgado? Nunca lo sabremos.
    Actualmente es uno de los directores deportivos del equipo alemán GEROLSTEINER. En Julio de 1999 el Tribunal de Huesca condenó a UNIPUBLIC a pagar 160 millones de pesetas al corredor accidentado por actuar de forma imprudente en el túnel de Cotefablo, aunque no cobró dicha cantidad hasta 2006, cuando el Tribunal Supremo confirmó la condena de la audiencia aragonesa.

  • EL MODO DE VIDA SASTRE

    Se rinde el Tour de Francia ante el hombre tranquilo. La templanza, la paciencia, el amor propio, la inteligencia, han vencido en un caluroso mes de Julio que como ya acostumbra en los últimos años volvió a herir corazones con la ya habitual puesta en escena del fantasma del doping. Se olía de nuevo la catástrofe, pero esta vez todo ha desembocado en un final feliz.
    Apareció Carlos Sastre, paciente, que ayudado de un gran equipo y de las alas de su cuñado y amigo El Chaba, prestadas desde el cielo, marcó un punto de inflexión en nuestro ya maltrecho estado de ánimo, solo curado en parte por las victorias de etapa de Valverde, Luis Sánchez León o Freire. Algunos ya confiábamos en él, debido a la gran preparación que estaba llevando a cabo a lo largo de toda la temporada, muy centrada en la carrera gala, pero esto no era una garantía, y si no que se lo pregunten al italiano Cunego, que con una estrategia similar se tuvo que retirar en la decimonovena etapa debido a múltiples caídas y por no estar al nivel esperado.
    No solo ha vencido Carlos, es el triunfo de un pueblecito, situado en las faldas de Gredos y a 25 kilómetros de Ávila que lo ha dado todo por este deporte. Por fin, El Barraco, su escuela de ciclismo, su creador hace ya mas de 25 años, Victor Sastre y además padre del campeón, han obtenido su merecido premio. Son los ojos llorosos de un hombre ante el gozo que supone ver a su hijo y mas querido pupilo llegar a la meta en la cima de Alpe D´Huez el primero y enfundarse el maillot amarillo con serias opciones de ganar el Tour de Francia. Es la culminación del trabajo de toda una vida.
    Los objetivos de esta Escuela nunca han sido formar campeones sino simplemente preparar a los jóvenes para la práctica del deporte y la vida sana, pero los resultados han sido muy diferentes. Cuando una sociedad deportiva solo trata de ser una factoría de ganadores acaba utilizando métodos poco éticos y sucios que a largo plazo machacan al propio club y a los deportistas que la forman. Este no es el caso de la Escuela de El Barraco, Victor se encargo de convertir a los jóvenes en personas. Su único doping fue el aire puro y el agua helada que corre por los arroyos y mana por las fuentes desde la Paramera de Ávila y desemboca en el Rio Alberche. Algunos todavía ponemos en práctica la casta y la capacidad de sacrificio y responsabilidad que nos inculcó este pequeño gran hombre para nuestros quehaceres diarios, aunque no sean solo deportivos.
    Son innumerables los nombres de grandes ciclistas que han salido en este cuarto de siglo de la Peña Ciclista Angel Arroyo desde que se formara allá por 1982: Francisco Ignacio San Roman (Navaluenga), David Navas (El Barraco), Francisco Tomas García Curro (Sotillo de la Adrada), Pablo Lastras (San Martín de Valdeiglesias), Francisco Mancebo (Navaluenga) y el mítico Jose Maria Jiménez, El Chaba que se desvió del camino marcado por el maestro y cayo arrastrado por otros maestros que le ofrecieron vida y le vendieron muerte.
    Otros nunca llegamos a dedicarnos profesionalmente a este deporte, aunque le seguimos amando y sin duda, seguiremos practicando diariamente este Modo de Vida Sastre que aprendimos en nuestra juventud por los montes de El Barraco.

Pie de página:

El contenido de esta web pertenece a una persona privada, blog.com.es no es responsable del contenido de esta web.